El pececillo de plata ¿qué son? ¿cómo surgen?

¿Qué son?

El pececillo de plata o Lepisma saccharina es una especie de insecto típica de los hogares y las oficinas. Su origen es previo al de las cucarachas y no es dañino para la salud humana puesto que no porta ninguna enfermedad o bacteria.

Es de la familia de los lepismatidae y se caracterizan porque en su etapa adulta tienen un color plateado llamativo. Desde que son ninfas hasta que alcanzan la madurez hay un período de 4 meses por el cual pasan una serie de mudas a medida que crece y se desarrolla el insecto.

¿Cómo son?

Se caracterizan por tener un cuerpo alargado, con 2 grandes antenas en la parte de la cabeza y 3 apéndices en la parte trasera. Tienen, además, 6 patas y su cuerpo se divide en multitud de cercos. Son fotofóbicos, no soportan la luz e intentan huir de ella a rincones oscuros y húmedos. Es un insecto bastante débil.

Este insecto vive en zonas oscuras, húmedas y templadas. Muy habitual en los baños, es conocido también por refugiarse entre papeles, periódicos o libros… y es ahí donde está el problema. El pececillo de plata es la especie responsable de deteriorar los ejemplares de las bibliotecas y estanterías.

¿De qué se alimentan?

Se alimenta de papel, cola de libros, productos textiles e incluso pintura. Es capaz de producir celulasa, lo que le lleva a digerir celulosa. Es por ello por lo que debemos de tener cuidado, sobre todo si regentamos una biblioteca, librería o tienda de ropa. Además, tienen la capacidad de comer silicona, esto lleva a que si tenemos una plaga de estos insectos deberemos sellar la estancia con cemento.

Pese a que no debemos preocuparnos por su presencia, es una plaga a tratar dependiendo del negocio o de la gravedad de la misma. Son inofensivos en muy pequeñas cantidades en una casa. Si el número de individuos se dispara pueden ser capaces de arruinarnos la ropa o una biblioteca. Para los negocios textiles y papeleros son una pesadilla a controlar muy bien.

Son habituales víctimas de arañas y otros insectos pero su máximo depredador es la Forficula auricularia, también conocida como tijereta debido a su cola en forma de tijera.

Claves para una correcta desinsectación realizada por profesionales

La desinsectación es un problema importante en la provincia. En primavera y verano, multitud de empresas y autónomos buscan terminar con plagas de moscas, mosquitos, cucarachas, etcétera. Un buen protocolo de actuación y una serie de puntos clave es vital para cualquier empresa de desinsectaciones en Sevilla.

1. Identificar la plaga

En primer lugar, hay que identificar la plaga a la que nos vamos a enfrentar. Mediante hechos concretos como excrementos, cadáveres o nidos. Es fundamental saber a qué plaga nos enfrentamos para poder tomar las medidas necesarias que permitan el conocimiento de su estado y su futura desinsectación.

2. Conocer la plaga

Debemos estudiar en detalle la plaga a la que nos vamos a enfrentar. Tenemos que tener en cuenta variable como el estado de la plaga, su densidad, su población, el tipo de plaga… todo tipo de variables que nos permitan conocer con el mayor detalle posible las características de la plaga.

Este seguimiento exhaustivo se lleva a cabo mediante un sistema de control y seguimiento que regule la cantidad de muestras que debemos de tomar, la periodicidad de las mismas, etcétera. Todo ello nos llevará a recabar una información vital a la hora de anticiparnos a una plaga grave o identificarnos el origen de la misma, pudiendo eliminarla al completo.

3. Tomar medidas acordes a la plaga

Una vez hemos estudiado a fondo la plaga a la que vamos a enfrentarnos, debemos saber cómo actuar contra ella de la manera más eficaz y eficiente posible. No todos los métodos de desinsectación afectan de igual modo a cada plaga ni al hábitat en donde se inoculan.

Así, para insectos rastreros como las cucarachas se emplearán en mayor medida geles o líquidos pulverizados. Si el hábitat es de imposible acceso emplearemos una nebulización que nos permita llegar a los rincones más inhóspitos del lugar. En cambio, para insectos voladores los geles, polvos y pulverizaciones no son métodos tan eficaces como una nebulización.

También, en función de la intensidad de la plaga y de su grado de expansión deberán llevarse a cabo métodos más extremos u otros más relajados. La clave en cuanto al método a utilizar es lograr una desinsectación lo más eficaz posible dañando al mínimo el hábitat y permitiendo, si se puede, su habitabilidad durante la desinsectación.

4. Evaluar el resultado

Como penúltimo paso, una vez realizada la desinsectación, es importante revisar el resultado y evaluar si los métodos empleados han sido los correctos. Han de revisarse a fondo las estancias con el fin de demostrar que la plaga ha sido eliminada y que puede pasarse a la proposición de medidas preventivas.

5. Proponer medidas preventivas

Además, una vez finalizada la desinsectación, es recomendable continuar con el seguimiento para evitar futuras cepas ya sean de la misma plaga o de otro tipo de plaga. Es recomendable establecer una serie de medidas preventivas con el fin de mantener el hábitat tranquilo y evitar que las plagas vuelvan a reproducirse.

Cómo evaluar si es eficaz un servicio de control de plagas

Las ratas,  las cucarachas y los mosquitos, entre otros, son plagas muy comunes en Sevilla. Existen numerosas empresas de control de plagas en Sevilla y es necesario saber evaluar la eficacia del servicio tanto para la propia empresa como para la empresa que lo contrata.

El proceso que suele seguirse para controlar una plaga consta de 3 fases: Planificación, actuación y evaluación. Aunque es vital un análisis previo de 360º, con el fin de descubrir cómo erradicar la plaga, el plan de seguimiento es el que nos garantiza que la plaga no vuelva a reproducirse.

El Plan de Actuación

La función principal del plan de control de plagas es minimizar la presencia de cualquier tipo de plaga. Esto no solo incluye las medidas necesarias para exterminarlos, también requiere de una serie de mecanismos y barreras que impidan que la plaga vuelva.

Así, el plan de actuación debe incluir, en primer lugar, una serie de sistemas preventivos que se anticipen al problema de la plaga en sí y que eviten una nueva proliferación. Las modificaciones de la humedad y la temperatura o el control de la limpieza son algunas de las acciones de este tipo a tener en cuenta.

En cuanto a los sistemas activos de control, estos se dividen en tres grandes grupos: los físicos (trampas), los biológicos (agentes patógenos que eliminan las larvas y crías) y los químicos (insecticidas, raticidas…).

El plan de actuación debe estar correctamente especificado y debe incluir sí o sí:

  • El espacio a tratar
  • Qué especies van a eliminarse
  • Con qué método se van a eliminar
  • Durante cuánto tiempo y con qué frecuencia
  • Observaciones del técnico aplicador
  • Fecha en la que fue aprobado

Este plan es la primera fase para la evaluación de la eficacia del control de plagas. Es por ello por lo que debe ser minucioso. En la evaluación de su efectividad pasaremos a evaluar si este plan se ha cumplido correctamente, por lo que un buen plan de actuación nos facilitará mucho el trabajo.

Comprobación Visual Rutinaria

Para medir la efectividad del control de plagas la comprobación visual rutinaria es fundamental. En primer lugar, se establecerán una serie de preguntas guía:

  • ¿Están los puntos de control en los lugares idóneos?
  • ¿Hay cadáveres en las trampas?
  • ¿Son los productos utilizados los idóneos?
  • ¿Se encuentran en posición de captura?

Si existiese alguna incidencia durante la comprobación se llevarían a cabo una serie de medidas correctoras que van desde reasignar los recursos a reprogramar las frecuencias de uso o establecer nuevas actividades.

Registros

Son fundamentales a la hora de establecer una buena gestión de plagas. Estos ofrecen una información más exhaustiva sobre un tema más completo del control de plagas. Permiten valorar que se cumplan las operaciones trazadas. Existen varios tipos de registro:

  • Registro de aplicación de Biocidas
  • Registro de control de capturas
  • Registro de control de consumos

Está claro que para evaluar la eficacia del control de plagas no solo es importante la comprobación visual. Un desglose minucioso del plan de actuación y una correcta y clara actuación previa son fundamentales a la hora de facilitar la tarea de evaluación y mejorar la efectividad del control de plagas.

Cómo eliminar las plagas de cucarachas

Las cucarachas son una de las plagas más comunes que existen en España. Existe una necesidad clara de conocer qué podemos hacer para eliminar cucarachas y saber cómo podemos actuar cuando ya tengamos una plaga en nuestro domicilio, oficina o almacén.

Previamente a centrarnos en cómo eliminar las cucarachas, cabe decir que existen varias especies de cucarachas. Las más comunes en España son la cucaracha común, la cucaracha americana y la cucaracha roja. Cada especie tiene un comportamiento y ciclos de vida diferenciados, cruciales para poder tratarlas.

¿Qué problemas generan?

Las cucarachas son insectos que se introducen por fisuras, desagües, basura o respiraderos. Están continuamente en contacto con lugares en descomposición y zonas insalubres. Es por ello por lo que son vectores de enfermedad, al entrar en contacto con una bacteria o virus lo portan y pueden transmitirlo.

Además, debido a que les encantan los entornos cerrados y calientes, tienen interés en las placas base y el hardware de cualquier electrodoméstico. Al construir sus nidos pueden generar cortocircuitos y  provocar la rotura de maquinaria y aparatos electrónicos.

Por último, no es casi necesario precisar que, en cualquier negocio, la presencia de cucarachas supone una imagen desagradable que seguramente conlleve a una pérdida de clientes y a que se genere rechazo con el local.

Todo esto nos lleva a concluir que el control de plagas es algo fundamental para evitar problemas de salud e higiene. Llevar un control de plagas correcto y exhaustivo minimiza el riesgo para la salud pública además de que permite reducir el impacto medioambiental producido por los químicos empleados en la desinsectación.

¿Cómo eliminar una plaga de cucarachas?

Toda plaga de cucarachas requiere de un proceso medido y reglado que regule la presencia de estos insectos y que nos permita controlar correctamente su población. Es por ello por lo que todo plan de actuación debe contar con tres puntos fundamentales.

1. Evaluar la situación

Previamente a actuar es necesario recabar el máximo de información posible acerca del lugar y de las plagas a controlar. Lo primero que hay que hacer es recoger información primaria acerca del establecimiento, los antecedentes del mismo y buscar factores de riesgo en el entorno.

Tras esto, deberemos realizar una inspección a fondo del lugar. En esta inspección deberemos obtener todos los datos posibles acerca de la plaga: su nivel de gravedad, las zonas de infectación, valorar el nivel de contaminación, etcétera.

Por último, con toda esta información recabada, deberemos realizar un análisis que nos permita adaptar los datos y bajar toda esta información con el fin de aclarar las acciones más oportunas a llevar a cabo.

2. Programar las acciones

En función de la evaluación que hemos hecho debemos llevar a cabo un plan de acción que indique con el mayor detalle posible la forma de proceder a la desinsectación. En este plan de acción deberán de estar detalladas todas las acciones así como el timing de las mismas, entre otras cosas.

Estas acciones no solo hacen referencia a la desinsectación en sí, sino a las acciones de prevención futuras que no permitan la reproducción de la plaga. Con este documento se busca no solo planificar una desinsectación sino evitar que se produzcan más.

3. Seguimiento

Una vez aplicadas las acciones y procesos, deberán llevarse a cabo las comprobaciones correspondientes con el fin de corregir errores a tiempo. Buscamos prolongar en el tiempo la duración del plan de actuación y así evitar la presencia de cualquier otra plaga el mayor número de tiempo posible.

Tipos de cucarachas existentes más comunes

Las cucarachas son unos insectos de la orden Blattodea. Dentro de esta orden se esconden más de 4500 especies. Además, pese a que viven en colonias, las cucarachas son seres no sociales o presociales. Se asocian para sobrevivir pero no poseen un orden social y/o jerárquico como las hormigas o las termitas.

Aunque existe una multitud de especies de cucarachas, las que realmente afectan en cuanto a plagas son 3: La cucaracha Alemana (Blattella germanica), la cucaracha Americana (Periplaneta americana) y la cucaracha oriental (Blatta Orientalis).

La cucaracha alemana (Blattella germánica)

Destaca por su pequeño tamaño (entre 1,3 y 1,6cm), que le permite alcanzar casi cualquier lugar, y son muy habituales en las casas. Se refugia en lugares estrechos, húmedos y oscuros donde espera durante el día. Su actividad es nocturna.

En cuanto a hábitos alimenticios, tienen predilección por las féculas como el pan, las patatas, la harina… por lo que es habitual encontrárselas en los huecos o cajones de las cocinas, ya sean de restaurantes, bares o de tu propia casa.

Debido a esta predilección por las cocinas son especialmente peligrosas. Las cucarachas son un vector de enfermedad, es decir, portan toda clase de bacterias y virus en su organismo debido a que pasan la mayoría del tiempo entre basura. Si esto lo juntamos con la comida puede ser algo grave, incluso mortal.

La cucaracha Americana (Periplaneta americana)

Pese a su nombre, esta cucaracha tiene su origen en el África tropical. Tiene un color rojizo y puede llegar a los 4cm de tamaño. Las hembras, además, son mayores que los machos. Aunque poseen alas, sus vuelos se limitan a un par de metros.

Como toda cucaracha, tienen predilección por los lugares húmedos y cálidos. Se alimentan de desechos, cadáveres y restos de comida por lo que suelen estár en grietas, sótanos, alcantarillados. También, suelen esconderse en los baños de las casas y oficinas o en naves industriales.

Debido a su hábitat y alimentación son portadoras de gran cantidad de enfermedades, microorganismos y parásitos que necesariamente deben de ser controlados. Es por ello por lo que su control y eliminación es vital para la salud pública.

La cucaracha oriental (Blatta Orientalis)

También llamada cucaracha negra o común, es la cucaracha nativa de Europa. Alcanza un tamaño de 2,5cm y tiene un color que va desde el marrón oscuro al negro. Poseen unas alas atrofiadas que no sirven para el vuelo. Además, las hembras también son más grandes que los machos.

Como todas las cucarachas, habitan lugares húmedos y cálidos (entre 20º y 29º). Se alimentan de materia en descomposición y desechos. Esta especie destaca por la rapidez de reproducción de las hembras, lo que hace muy difícil su eliminación y vital llevar un control preventivo que evite las plagas.

Siéntete seguro en tu comunidad contratando nuestros servicios

Si vives en una comunidad de vecinos y no quieres quebrarte la cabeza cada vez que surjan problemas con las tuberías en tu vivienda, lo mejor será que contrates los servicios especializados en limpiezas de alcantarillado. Estos servicios ofrecen tareas de mantenimiento que será fundamental para la prevención y te ayudará a evitar muchos problemas, sobre todo en las tuberías y arquetas.

Leer más

Ahora que llega el frío..¿nos libraremos de las plagas?

Acabamos de entrar oficialmente en el invierno, aunque parece que llevemos ya algún tiempo por el frío tan intenso que hemos estamos sufriendo en las primeras semanas de diciembre.

Con esta bajada de temperaturas podemos pensar que son meses donde nos olvidaremos de las plagas, que se ven favorecidas por las altas temperaturas en los meses de primavera y verano, ¿verdad? Leer más

Claves para saber si tienes una plaga en casa

Hoy queremos ayudarte a identificar si sufres una plaga en casa y si deberías contar con los servicios profesionales para librarte de los molestos roedores, cucarachas o insectos. Y es que, a veces, la presencia de estos bichos se vuelve insoportable y genera grandes molestias e inconvenientes en nuestro día a día, convirtiéndose nuestro hogar en un lugar en el que no nos gusta estar.

Leer más

Mosquitos: La plaga del verano 2016

Los mosquitos son uno de los tradicionales “no invitados” que se presentan con la llegada del calor, junto a cucarachas y otros insectos son habituales de los veranos. Pero en este 2016 son sin lugar a dudas los mosquitos quienes se han llevado todo el protagonismo en gran parte del sur de España.

Las abundantes y tormentosas lluvias que vivimos en Andalucía durante la última parte de la primavera 2016 ocasionaron un parón en las labores de fumigación y control que se realizan por parte de profesionales y servicios públicos, lo que ha generado que en este verano estos molestos e incómodos inquilinos sean bastante más numerosos. Leer más

Suben las temperaturas… ¡Aumentan las plagas!

Una vez la primavera va avanzando dentro del curso natural del año, las temperaturas van aumentando paulatinamente haciendo que la cantidad de insectos vaya aumentando a la par. El indicador más claro que podemos encontrar en nuestro entorno es la aparición de mosquitos que se hacen notar, por ejemplo, en el parachoque de nuestros coches a poco que conduzcamos con frecuencia, pero también cucarachas, hormigas, avispas… todo tipo de insectos que pueden acabar convirtiéndose en una plaga si no tomamos las medidas oportunas. Leer más