pececillo de plata

El pececillo de plata ¿qué son? ¿cómo surgen?

¿Qué son?

El pececillo de plata o Lepisma saccharina es una especie de insecto típica de los hogares y las oficinas. Su origen es previo al de las cucarachas y no es dañino para la salud humana puesto que no porta ninguna enfermedad o bacteria.

Es de la familia de los lepismatidae y se caracterizan porque en su etapa adulta tienen un color plateado llamativo. Desde que son ninfas hasta que alcanzan la madurez hay un período de 4 meses por el cual pasan una serie de mudas a medida que crece y se desarrolla el insecto.

¿Cómo son?

Se caracterizan por tener un cuerpo alargado, con 2 grandes antenas en la parte de la cabeza y 3 apéndices en la parte trasera. Tienen, además, 6 patas y su cuerpo se divide en multitud de cercos. Son fotofóbicos, no soportan la luz e intentan huir de ella a rincones oscuros y húmedos. Es un insecto bastante débil.

Este insecto vive en zonas oscuras, húmedas y templadas. Muy habitual en los baños, es conocido también por refugiarse entre papeles, periódicos o libros… y es ahí donde está el problema. El pececillo de plata es la especie responsable de deteriorar los ejemplares de las bibliotecas y estanterías.

¿De qué se alimentan?

Se alimenta de papel, cola de libros, productos textiles e incluso pintura. Es capaz de producir celulasa, lo que le lleva a digerir celulosa. Es por ello por lo que debemos de tener cuidado, sobre todo si regentamos una biblioteca, librería o tienda de ropa. Además, tienen la capacidad de comer silicona, esto lleva a que si tenemos una plaga de estos insectos deberemos sellar la estancia con cemento.

Pese a que no debemos preocuparnos por su presencia, es una plaga a tratar dependiendo del negocio o de la gravedad de la misma. Son inofensivos en muy pequeñas cantidades en una casa. Si el número de individuos se dispara pueden ser capaces de arruinarnos la ropa o una biblioteca. Para los negocios textiles y papeleros son una pesadilla a controlar muy bien.

Son habituales víctimas de arañas y otros insectos pero su máximo depredador es la Forficula auricularia, también conocida como tijereta debido a su cola en forma de tijera.

mosquito tigre

Claves para una correcta desinsectación realizada por profesionales

La desinsectación es un problema importante en la provincia. En primavera y verano, multitud de empresas y autónomos buscan terminar con plagas de moscas, mosquitos, cucarachas, etcétera. Un buen protocolo de actuación y una serie de puntos clave es vital para cualquier empresa de desinsectaciones en Sevilla.

1. Identificar la plaga

En primer lugar, hay que identificar la plaga a la que nos vamos a enfrentar. Mediante hechos concretos como excrementos, cadáveres o nidos. Es fundamental saber a qué plaga nos enfrentamos para poder tomar las medidas necesarias que permitan el conocimiento de su estado y su futura desinsectación.

2. Conocer la plaga

Debemos estudiar en detalle la plaga a la que nos vamos a enfrentar. Tenemos que tener en cuenta variable como el estado de la plaga, su densidad, su población, el tipo de plaga… todo tipo de variables que nos permitan conocer con el mayor detalle posible las características de la plaga.

Este seguimiento exhaustivo se lleva a cabo mediante un sistema de control y seguimiento que regule la cantidad de muestras que debemos de tomar, la periodicidad de las mismas, etcétera. Todo ello nos llevará a recabar una información vital a la hora de anticiparnos a una plaga grave o identificarnos el origen de la misma, pudiendo eliminarla al completo.

3. Tomar medidas acordes a la plaga

Una vez hemos estudiado a fondo la plaga a la que vamos a enfrentarnos, debemos saber cómo actuar contra ella de la manera más eficaz y eficiente posible. No todos los métodos de desinsectación afectan de igual modo a cada plaga ni al hábitat en donde se inoculan.

Así, para insectos rastreros como las cucarachas se emplearán en mayor medida geles o líquidos pulverizados. Si el hábitat es de imposible acceso emplearemos una nebulización que nos permita llegar a los rincones más inhóspitos del lugar. En cambio, para insectos voladores los geles, polvos y pulverizaciones no son métodos tan eficaces como una nebulización.

También, en función de la intensidad de la plaga y de su grado de expansión deberán llevarse a cabo métodos más extremos u otros más relajados. La clave en cuanto al método a utilizar es lograr una desinsectación lo más eficaz posible dañando al mínimo el hábitat y permitiendo, si se puede, su habitabilidad durante la desinsectación.

4. Evaluar el resultado

Como penúltimo paso, una vez realizada la desinsectación, es importante revisar el resultado y evaluar si los métodos empleados han sido los correctos. Han de revisarse a fondo las estancias con el fin de demostrar que la plaga ha sido eliminada y que puede pasarse a la proposición de medidas preventivas.

5. Proponer medidas preventivas

Además, una vez finalizada la desinsectación, es recomendable continuar con el seguimiento para evitar futuras cepas ya sean de la misma plaga o de otro tipo de plaga. Es recomendable establecer una serie de medidas preventivas con el fin de mantener el hábitat tranquilo y evitar que las plagas vuelvan a reproducirse.

Cucaracha

Cómo evaluar si es eficaz un servicio de control de plagas

Las ratas,  las cucarachas y los mosquitos, entre otros, son plagas muy comunes en Sevilla. Existen numerosas empresas de control de plagas en Sevilla y es necesario saber evaluar la eficacia del servicio tanto para la propia empresa como para la empresa que lo contrata.

El proceso que suele seguirse para controlar una plaga consta de 3 fases: Planificación, actuación y evaluación. Aunque es vital un análisis previo de 360º, con el fin de descubrir cómo erradicar la plaga, el plan de seguimiento es el que nos garantiza que la plaga no vuelva a reproducirse.

El Plan de Actuación

La función principal del plan de control de plagas es minimizar la presencia de cualquier tipo de plaga. Esto no solo incluye las medidas necesarias para exterminarlos, también requiere de una serie de mecanismos y barreras que impidan que la plaga vuelva.

Así, el plan de actuación debe incluir, en primer lugar, una serie de sistemas preventivos que se anticipen al problema de la plaga en sí y que eviten una nueva proliferación. Las modificaciones de la humedad y la temperatura o el control de la limpieza son algunas de las acciones de este tipo a tener en cuenta.

En cuanto a los sistemas activos de control, estos se dividen en tres grandes grupos: los físicos (trampas), los biológicos (agentes patógenos que eliminan las larvas y crías) y los químicos (insecticidas, raticidas…).

El plan de actuación debe estar correctamente especificado y debe incluir sí o sí:

  • El espacio a tratar
  • Qué especies van a eliminarse
  • Con qué método se van a eliminar
  • Durante cuánto tiempo y con qué frecuencia
  • Observaciones del técnico aplicador
  • Fecha en la que fue aprobado

Este plan es la primera fase para la evaluación de la eficacia del control de plagas. Es por ello por lo que debe ser minucioso. En la evaluación de su efectividad pasaremos a evaluar si este plan se ha cumplido correctamente, por lo que un buen plan de actuación nos facilitará mucho el trabajo.

Comprobación Visual Rutinaria

Para medir la efectividad del control de plagas la comprobación visual rutinaria es fundamental. En primer lugar, se establecerán una serie de preguntas guía:

  • ¿Están los puntos de control en los lugares idóneos?
  • ¿Hay cadáveres en las trampas?
  • ¿Son los productos utilizados los idóneos?
  • ¿Se encuentran en posición de captura?

Si existiese alguna incidencia durante la comprobación se llevarían a cabo una serie de medidas correctoras que van desde reasignar los recursos a reprogramar las frecuencias de uso o establecer nuevas actividades.

Registros

Son fundamentales a la hora de establecer una buena gestión de plagas. Estos ofrecen una información más exhaustiva sobre un tema más completo del control de plagas. Permiten valorar que se cumplan las operaciones trazadas. Existen varios tipos de registro:

  • Registro de aplicación de Biocidas
  • Registro de control de capturas
  • Registro de control de consumos

Está claro que para evaluar la eficacia del control de plagas no solo es importante la comprobación visual. Un desglose minucioso del plan de actuación y una correcta y clara actuación previa son fundamentales a la hora de facilitar la tarea de evaluación y mejorar la efectividad del control de plagas.